En la Ćŗltima dĆ©cada se han desarrollado poderosas herramientas que han permitido canalizar los intereses de los usuarios y consumidores frentes a las exigencias econĆ³micas y sociales de una sociedad cada dĆ­a mĆ”s exigente. El daƱo punitivo ha sido una de ellas, sin embargo, en la actualidad, no produce los efectos deseado.

Con la sanciĆ³n de la ley 24.240 en el aƱo 1993 se dio inicio a un largo camino para lo lograr un marco normativo eficiente, y que este a la altura de los paĆ­ses centrales.

La reforma constitucional de 1994 con la incorporaciĆ³n del art 42 dio jerarquĆ­a constitucional a estos principios protectorios.

Tiempo despuƩs con las sucesivas modificaciones se fueron incorporando nuevos derechos y modalidades.

Por ejemplo, los contratos de adhesiĆ³n, facultad de rescindir contratos a favor del consumidor, mayor responsabilidad del proveedor en cuanto al acceso a la informaciĆ³n del producto que vende, y la multa civil, entre otros.

1) La actualidad del daƱo punitivo.

La sanciĆ³n de la ley 26.361, publicada en el BoletĆ­n Oficial el 07/04/2008, introdujo en el ordenamiento consumeril el art. 52 bis que incorpora una nueva figura denominada daƱo punitivo o multa civil.

daƱo punitivo

La finalidad de esta sanciĆ³n civil es castigar al proveedor con notoria despreocupaciĆ³n respecto de los intereses de los consumidores, y al mismo tiempo prevenir futuras conductas.

Pero la doctrina y la jurisprudencia se ha encontrado con dificultades a la hora de aplicar esta sanciĆ³n.

Ciertamente las sumas de dineros fijadas por los jueces en concepto de multa civil no son lo suficientemente duras para castigar las conductas despreciable e indiferente de los comercios hacĆ­a los consumidores.

Los motivos son diversos y los analizaremos. Es necesaria de una reforma integral que ayudarĆ­a a encausar esta herramienta tan enriquecedora.

2) Criticas en su implementaciĆ³n.

Autores como Colombres critica la norma en lo que respecta a las condiciones de admisibilidad del daƱo punitivo, puesto que considera, que no cualquier incumplimiento contractual o legal puede dar curso a la peticiĆ³n de este tipo de pena.

En este aspecto puntual exige que la falta cometida por el proveedor sea de una entidad tal que sea pasible de un calificado juicio de reproche.

En otras palabras, el mero incumplimiento del proveedor no es suficiente para la aplicaciĆ³n de una multa civil. De todos modos siempre hay que tener en cuenta las circunstancias del caso.

Otras de las criticas que dificultan su aplicaciĆ³n es el destino de la indemnizaciĆ³n por el daƱo punitivo. La norma actual establece que Ā«el juez podrĆ” aplicar una multa civil a favor del consumidorĀ». 

Lo que se buscar con este instituto es castigar una conducta por un grave menosprecio. Que la indemnizaciĆ³n tenga como destino el consumidor sumada a la que obtiene mediante el reclamo, puede traer como consecuencia un enriquecimiento ilĆ­cito.

3) Anteproyecto de reforma: daƱo punitivo.

El anteproyecto de reforma a la Ley de Defensa al Consumidor fue entregado el 6 de diciembre de 2018 a los ministros de Justicia, GermĆ”n Garavano, y de ProducciĆ³n y Trabajo, Dante Sica.

En el marco de programa justicia 2020 12 especialista del paĆ­s en materia de consumo elaboraron la normativa.

El art. 118 del proyecto regula ahora denominada ā€œsanciĆ³n punitiva por grave menosprecioĀ» a los derechos del consumidor, la cual introduce importantes cambios a la actual vigente.

4) Puntos relevantes de la reforma.

Cambio de denominaciĆ³n. Ahora se habla de Ā» sanciĆ³n punitivaĀ» . La razĆ³n de este cambio es debido a que el vocablo Ā«punitivoĀ» pone de resalto que se trata de una clase especial de sanciĆ³n, que tiene por finalidad, precisamente, castigar al proveedor que obra con notoria despreocupaciĆ³n respecto de los intereses de los consumidores, y al mismo tiempo, prevenir la reiteraciĆ³n futura de ese tipo de conductas.

Siguiendo a la demanda de la doctrina y jurisprudencia se establece que es necesario el ā€œgrave menosprecioā€ hacĆ­a los derechos del consumidor.

Ello que implica la necesidad de que se configure un factor subjetivo de atribuciĆ³n calificado. Se requiere la acreditaciĆ³n del dolo en la conducta.

Se amplia la legitimaciĆ³n activa del actual art. 52 bis, podrĆ” pedir daƱo punitivo el Ministerio PĆŗblico Fiscal, tambiĆ©n aquello legitimaciĆ³n para iniciar acciones de clase, lĆ©ase Asociaciones de defensa de los consumidor . Los jueces tambiĆ©n podrĆ”n pedirlo de oficio.

5) Destino de la multa de la multa civil

QuizĆ” la modificaciĆ³n mas relevante en esta materia, dispone que el juez tendrĆ” la facultad de decidir cual va a ser el destino del monto de la sanciĆ³n punitiva mediante resoluciĆ³n fundada.

Recordemos que el actual 52 bis de la LDC establece que este monto serĆ” a favor del patrimonio del consumidor, situaciĆ³n que desalienta, muchas veces, la fijaciĆ³n de montos importantes ante el temor de consagrar un enriquecimiento excesivo.

Por otro lado, se establece que si dos o mas proveedor son autores de una conducta que de lugar a una sanciĆ³n punitiva, su responsabilidad es solidaria.

Esta normativa viene a modificar la inconveniente soluciĆ³n actual que responsabiliza a toda la cadena de comercializaciĆ³n.

Por Ćŗltimo, se establece la prohibiciĆ³n de asegurar la obligaciĆ³n de pagar la sanciĆ³n. La no asegurabilidad constituye un factor, por sĆ­ mismo, disuasorio de las conductas que se pretende evitar con este tipo de sanciones.



5/5
Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print
Summary
Review Date
Reviewed Item
El DaƱo punitivo en la reforma de la ley de defensa del consumidor.
Author Rating
51star1star1star1star1star